La gestión del agua

gestión del agua

La gestión del agua

La demanda del agua es cada día mayor y por lo tanto aumenta su extracción subterránea y superficial. Este hecho ha originado la necesidad de optimizar más los recursos hidráulicos y si es posible aumentarlos, es decir, hacer una buena gestión del agua. No podemos permitir dar con el hecho que el consumo supere a la cantidad de recursos, por lo menos no por un largo periodo de tiempo. Además, no hay que dejar de tener presente cómo está perjudicando esta extracción del recurso a nuestro medio ambiente, ya que al fin y al cabo es donde vivimos y de lo que vivimos.

Cuando hablamos de la gestión del agua estamos incluyendo varios procesos, que serían los siguientes:

  1. La desalación del agua del mar.
  2. La depuración del agua.
  3. La potabilización del agua.
  4. La reutilización del agua.

1. ¿Qué es la desalación del agua?

Este proceso consiste en eliminar parte o totalidad de la sal y otros minerales del agua del mar para convertirla en agua potable para poder ser utilizada como consumo humano o para el sector agricultor. No existe una sola fórmula para realizar este proceso, se puede hacer a través de: congelación, destilación, evaporación… Pero la vía más recurrente actualmente es lo que denominamos Ósmosis inversa.

En próximos artículos del blog profundizaremos sobre el término Ósmosis inversa, así que estad atentos.

El proceso de desalación se realiza en desaladoras de agua residuales (EDAR).

2. ¿Qué es la depuración del agua?

Este proceso se basa en el tratamiento de aguas residuales. Está formado por 3 pasos a seguir:

  • Devastación y sedimentación: en este primer paso se eliminan los contaminantes físicos, biológicos y químicos del agua después de haber sido usada por las personas. El objetivo es conseguir que llegue a la cantidad y calidad que se necesita.
  • Oxidación de residuos orgánicos: gracias a bacterias adecuadas y la fermentación, estos residuos orgánicos se transforman en sales.
  • Desinfección: en última instancia se deshacen de las sales, metales y más sobrantes.

Al igual que el proceso de desalación, la depuración también se realiza en Estaciones depuradoras de aguas residuales.

3. ¿Qué es la potabilización del agua?

En este proceso lo que se quiere conseguir es transformarla en agua potable para el consumo humano. Este proceso de distribuye en una serie de subprocesos donde en cada uno se realiza la eliminación de un contaminante diferente. Veamos cuales son:

Primero te todo se capta el agua y se transporta a la estación donde será tratada.

Una vez el agua en la estación, a través de unas bombas se realiza la fase de potabilización pro gravedad.

En tercer lugar, se añade coagulante al agua en tratamiento.

Mediante la fase de decantación el agua se va desprendiendo de los sedimentos.

Para estar seguros de su descontaminación total, a continuación, se realiza un proceso de filtrado donde el agua ya quedará limpia de cualquier residuo o partícula que aún no había sido eliminado.

Una vez hechos todos estos pasos, el agua ya está lista para ser distribuida para su reutilización.

El proceso de potabilización de agua se lleva a cabo en una ETAP (Estación de tratamiento de agua potable).

4. ¿En qué consiste la reutilización del agua?

Las depuradoras realizan un tratamiento de afino en el agua para que posteriormente se pueda utilizar con fines agrícolas, de riego, industriales. Después del tratamiento el agua se transporta a través de tuberías especiales, que en algunos casos se someten a procesos de desinfección adicionales, hasta ser reutilizada.

Buena gestión del agua, objetivos:

¿Para qué finalidades se realizan todos estos procesos de gestión del agua? Aquí os dejamos una lista con algunos de los objetivos que se quieren conseguir después de tratar el agua:

  • Inventario de los recursos disponibles.
  • Hacer un uso sostenible del agua y no permitir que su consumo sea mayor que el recargo natural durante mucho tiempo.
  • Organizar bien el recurso para hacer una buena distribución a nivel nacional.
  • Aumentar la eficacia del uso del agua.
  • Tener bajo control el problema de la contaminación.
  • Aumentar los recursos del sector hidráulico: mediante obras públicas e inculcando la reutilización y reciclaje del agua.
  • Concienciar de la importancia del ahorro del agua.
  • Tener siempre en cuenta la calidad del agua, tanto en su distribución como almacenamiento.

¿Te interesan los posts anteriores?