Consejos para regar en verano

Jardinería / Agricultura

Nos encontramos de lleno en el verano y la ola de calor aprieta en todo el país. No solo las personas somos los que notamos esta alta temperatura y este calor, muchos otros seres vivos también lo hacen, como por ejemplo las plantas y cultivos.

Por esta razón, durante esta calurosa época del año debemos seguir unos cuidados especiales para que nuestras plantas no sufran demasiado y puedan seguir su crecimiento y su desarrollo.

Por supuesto no todas las plantas se riegan de la misma manera y el hecho de regar no significa en tirar agua sin sentido, hay varios factores a los que tener en cuenta, como, la maceta en la que esté plantada, el tipo de sustrato que utilice, el sitio donde está, la hora en la que se riega y la misma biología de la planta.

Dicho esto, en la entrada de esta semana vamos a dar algunos de los consejos para regar tu huerto o jardín en verano que creemos que os pueden servir de más ayuda. ¿Empezamos?

Elige la mejor hora para regar

Las mejores horas para regar tus plantas serán a primera hora de la mañana o durante el atardecer. Básicamente es así porqué al haber menos temperatura en el suelo la humedad se mantendrá más y mejor. En cambio, si regaras a pleno mediodía habría muchas más posibilidades de que el agua se evaporara, y que no tenga tiempo de llegar a las raíces de la planta.

Intenta mojar lo menos posible las hojas, ya que si se quedan mojadas por la noche puede aparecer moho y si hay sol podría quemarlas.

No malgastes agua

No siempre regar en abundancia es la mejor opción. Si es cierto que durante el verano hay mayor sequedad y las plantas necesitarán estar más hidratadas, pero no en exceso. Lo ideal es que el agua penetre en las raíces, pero sin crear ningún charco, y regando de manera homogénea por toda la superficie.

A parte de esto, habrá que tener en cuento el tipo de planto que sea y sus particularidades de riego.

Sistemas automatizados de riego: Instalar un sistema de riego automatizado con un sensor de humedad siempre será una muy buena opción, sobre todo el riego por goteo, por encima de los demás.

Frente a la escasez del agua en verano también puedes recoger aguas pluviales mediante cubos, bidones, estanques etc.

Regar con la frecuencia correcta

En función de si las plantas están en maceta o no su frecuencia más efectiva variará. Si la planta está en una maceta necesitará que la riegues con más frecuencia, ya que cuanto menos sustrato menor retención de humedad y aparición de sequedad más pronto.

Lógicamente, cuanto más grande sea la maceta más humedad podrá retener. Y si está hecha de materiales más robustos menor humedad va a tener, a diferencia de una maceta hecha de plástico, que sí lo hará.

El sustrato recomendado será el universal, que contiene un equilibrio entre nutrientes, oxigenación y retención

Tipo de riego en función de la planta

En primer lugar, deberás investigar sobre la biología de tus plantas, ya que cada una tiene requerimientos diferentes de: temperatura, humedad, luz, sustrato, y de agua.

Plantas como cactus, arbustos o enredaderas necesitarán muy poca cantidad de agua, se la época que sea del año. Aquellas que estén al sol gran parte del día necesitarán ser regadas y pulverizadas cada día.

Otros tipos de plantas más sensibles al agua tan solo necesitan que les coloques un plato con agua debajo de su maceta.

Las especies acidófilas no podrán ser regadas con agua del grifo con mucha cal, ya que no lo toleran demasiado.

Aquellas plantas que están floreciendo o sacando sus frutos necesitarán más hidratación, y por lo tanto que las riegues más frecuentemente.

Cómo regar el césped en verano

Seguro que muchos de nosotros también nos preguntamos cuál es el riego más efectivo para el césped.

Lo ideal es que se riegue el césped cada día, de forma abundante. Tienes que fijarte en que el agua penetre en las raíces, pero siempre vigilando que el suelo no se encharque.

La hora óptima para su riego también es a primera hora del día o al atardecer, pero nunca por la noche.

Si el suelo es más arcilloso necesitará menos agua, si es más seco y arenoso lo opuesto, es decir, más. En caso que el césped esté recién recortado, hay que regarlo más porqué el sol llegará antes a la raíz y habrá más peligro de secarse.

¡Después de todos estos consejos ya no tienes excusa para lucir unas plantas y un césped de lo más saludable en pleno verano!