Cómo analizar el agua de tu piscina

Piscinas

En el post de hoy trataremos uno de los temas más importantes para pasarlo en grande este verano. Todos los que tengamos piscina o vayamos a tenerla esta temporada por primera vez, deberemos saber que lo único importante no es llenar la piscina de agua y hacerle sus tratamientos, ¡Sino que tenemos que saber analizarla correctamente para saber su estado en todo momento!

El agua no se mantiene igual a lo largo de todo el verano, la lluvia, el calor u otros factores pueden variar su estado y tenemos que estar atentos para volver a equilibrarla de nuevo.

Así que, ¿Que os parece si vemos los métodos más eficaces para dicho análisis? Actualmente los sistemas de análisis del agua más frecuentes son:

  • Analizador digital
    Se trata del método con más precisión a nivel de uso particular. Con tan solo sumergir la herramienta en el agua este analiza los parámetros configurados.
  • Analizador con reactivo
    Mediante una probeta se debe tomar una muestra del agua y luego añadir la solución reactiva necesaria. No se trata del método de más precisión que hay en el mercado, pero su bajo coste y su facilidad de uso han hecho que sea el más utilizado.
  • Tiras analíticas
    Parecido al analizador con reactivo, pero en su lugar debemos sumergir la tira analítica directamente en el agua. La tira debe cambiar de color una vez entra en contacto con la substancia reactiva. Una vez se ha producido el cambio de color, ya solo hace falta que compruebes los resultados con la tabla de colores.

Ahora que sabemos esto… ¿Deberemos conocer cuáles son los parámetros vitales que debemos analizar verdad? ¡Pues vamos allá!

  1. PH
    Con este parámetro vamos a medir la acidez del agua. Es muy importante que mara que el agua esté en un buen estado se mantenga entre los valores 7,2-7,6. En caso contrario debemos utilizar los productos químicos necesarios para estabilizarlo.
  2. Cloro
    En el agua de una piscina hay diferentes tipos de cloro:
    Cloro libre: este cloro se encarga de la eliminación de los microorganismos. 1,5 ppm de cloro libre es el recomendado para que la desinfección del agua sea la idónea.
    Cloro residual: es el cloro restante, que no aporta ninguna solución, sino solo el olor de cloro tan característico, e incluso reacciones molestas en los ojos.
    Cloro residual libre: se trata de los restos de cloro que quedan un tiempo en el agua después de la actuación del cloro libre.
  3. Alcalinidad
    Este parámetro tiene que ser el adecuado o el agua de tu piscina no será nunca todo lo transparente y limpia que deseas. Nos indicará la cantidad de componentes alcalinos que contiene el agua. Si la alcalinidad se encuentra estable el PH también lo estará. Los valores recomendados de alcalinidad son entre 125-150 ppm.
  4. Dureza cálcica
    Este factor permite controlar las incrustaciones calcáreas y medir la cantidad de cal que hay en el agua. Si la dureza cálcica tiene unos valores altos se crearán incrustaciones en las paredes de la piscina y podría provocar deterioro de las tuberías u otros elementos que forman la instalación de la piscina.
  5. Estabilizador
    El ácido cianuro trabaja como estabilizador del cloro. Es necesario que no supere los 40 ppm. Si es 0 ppm tampoco ayudará a la desinfección.
  6. Fosfatos
    Es muy importante que los fosfatos se mantengan en valor 0 y así controlar la aparición de algas de la piscina, ya que estas se alimentan de substancias con fosfatos, por lo tanto, cuantos menos fosfatos menos algas.

Ahora que ya estás al día de como analizar el agua de tu piscina esperamos que no esperes a ver el agua de tu piscina en mal estado para hacerlo y que realices como mínimo un análisis por semana. Siguiente paso: ¡disfruta de tu baño!