Claves para elegir tu caldera de biomasa

  • Inicio
  • Blog
  • Claves para elegir tu caldera de biomasa
caldera de biomasa

Claves para elegir tu caldera de biomasa

En posts anteriores hablamos sobre qué era la biomasa y sus características como fuente de energía ecológica. También hemos hablado sobre las estufas de pellet y su funcionamiento. Hoy vamos a daros algunas de las claves que os ayudarán a elegir vuestra caldera de biomasa una vez toméis la decisión de comprarla.

¿Por qué deberías tener una caldera de biomasa en tu vivienda?

Si te preocupa el medio ambiente y quieres apostar por una calefacción ecológica y sostenible y a la vez eficiente estás leyendo el artículo adecuado. Además, la biomasa es una energía renovable y que está al alcance de todos. Dicho esto, existen muchas opciones de calderas de biomasa entre las que deberás elegir, y por este motivo queremos darte unas pequeñas pautas.

La primera clave es saber qué hay en el mercado, así que vamos a echar un vistazo a los diferentes tipos de calderas de biomasa que podemos encontrar:

  • Caldera automática: constan de una gama amplia de modulación. Hay la opción de instalar depósito de inercia o no, según la instalación. Sólo hay que limpiar una vez al año y vaciar el espacio de las cenizas unas dos veces al año, como media.
  • Caldera semiautomática: lo ideal es que sean instaladas en un garaje. Necesitan ser limpiadas cada 2 o 3 semanas, máximo 1 mes. Requieren normalmente de un depósito de inercia, no tienen tanta gama de modulación como las anteriores, la limpieza puede ser automática o no, y no tienen mucho control sobre la combustión secundaria.
  • Caldera con tecnología de condensación: estamos hablando de calderas totalmente automatizadas. Este tipo de caldera consta de una tecnología especial para la condensación de los gases de salida, así se reduce la emisión de partículas perjudiciales y ahorran hasta un 15% más del calor. No es necesario que tengan un depósito de inercia, ya que al ser una caldera de baja temperatura es apta para cualquier sistema de calefacción. Si tu objetivo es ahorrar y contaminar lo menos posible esta sería la más adecuada para ti y además la instalación se simplificaría en gran medida.

 

El segundo tip a tener en cuenta es si la casa en la que quieres colocar esta caldera está en construcción y por lo tanto es de edificación nueva o si es en una casa ya existente en la que se quiere cambiar el sistema de calefacción actual por el de la caldera de biomasa. En caso de ser de construcción nueva existen ventajas como: puedes diseñar de cero la sala de calderas para que quede totalmente integrada en la edificación y tener un buen acceso a ella, no hará falta instalar energía solar térmica ya que la biomasa cumple los requisitos legales necesarios.

El tercer tip se basa en si tu caldera va a ser de uso habitual y diario o si es para una casa más de vacaciones o de uso puntual. En ello también va a influir qué tipo de potencia se necesite o se quiera. Se aconseja que si se trata de una caldera de biomasa para una vivienda habitual se instale una instalación con más potencia, compleja y seria y si se trata de una vivienda puntual pues el caso opuesto, como por ejemplo una simple estufa de pellet.

Y para saber qué potencia es la que necesites debes fijarte sobre todo en: los metros cuadrados del espacio que quieres calentar, el aislamiento de la casa y la zona climática en la que esté.

La cuarta clave, y en relación a la anterior, es fijarse en los niveles de programación y su automatización. Dependiendo de cuando la vas a usar y cómo podrás decantarte más por una opción u otra.

El quinto tip trata sobre el espacio. Según la complejidad de la caldera que escojas seguramente requerirá de más espacio para su instalación y también para un posterior mantenimiento, por lo tanto, tiene que tener un acceso hábil y optimizado. Así que se debe valorar si cuentas con este espacio o no y si tienes que elegir un sistema más simple.

Sexto tip, el tipo de combustible también definirá tu elección. Lo primero es saber que no todos los tipos de combustibles ecológicos están disponibles en todos los territorios así que seguramente tendrás que regirte por los recursos locales de tu región. Una gran opción es elegir pellet de madera, ya que te aportará comodidad, poco mantenimiento y la opción de automatización.

Si allá donde vives tienes a mano leña puedes decantarte por calderas de gasificación, que, aunque requieren de un poco más de mantenimiento y limpieza, pero tampoco tanto como una tradicional de leña. Además, las calderas de gasificación pueden incorporar un depósito de inercia térmica con el que podrás programar la calefacción de tu vivienda independientemente de cuando atiendas personalmente la caldera.

Si decides consumir pellet, hay muchas opciones donde elegir como estufas de aire, estufas de agua, calderas automáticas o semiautomáticas, calderas de condensación, etc.

Y el séptimo y último tip, trata del mantenimiento según el combustible que elijas, ya que dependiendo de esta elección la limpieza deberá ser diaria o no, deberá ser realizada por profesionales exclusivamente o no. Así que ten muy en cuenta este punto según tus necesidades.

Mediante estas claves para elegir tu caldera de biomasa esperamos que escojas la opción adecuada y con la que obtengas los mejores resultados para ti y la calefacción de tu vivienda.

Ventajas de la Biomasa